Estamos viviendo momentos históricos.

Momentos de una gran presión social y personal en la que fortalecer tus defensas de manera natural se ha vuelto una prioridad.

Con una pandemia que nos ha obligado a tener que vivir cumpliendo unas severas medidas de comportamiento: uso de mascarillas constante, falta de contacto físico, distanciamiento, restricciones de movimiento, etc.

El 11 de febrero 2020 la organización mundial de la salud (OMS) anunció una nueva enfermedad con el nombre de covid-19 (nombre formado con las iniciales de corona, de virus y la d de “disease” -enfermedad en inglés-, añadiendo finalmente el año en que se descubrió).

Después de este anuncio nuestra vida cambió sustancialmente.

Exactamente un mes después, el 11 de marzo de 2020 la OMS la define finalmente como pandemia en todo el planeta. Con cifras de afectados de hasta 118.000 personas, lo que representaba solo el 0,002% de la población mundial (7.700 millones de personas según el último informe demográfico de Naciones Unidas).

Ante estas cifras, bastantes países decidieron declarar el estado de emergencia, alarma y excepción. Confinando a la población en sus casas, cerrando fronteras y espacios aéreos y produciendo así irremediables efectos negativos tanto en la actividad económica como en nuestras vidas.

El despliegue informativo desde el mismo comienzo de la pandemia ha sido masivo. Aún cuando la máxima de actuación ante situaciones de inseguridad y riesgo debe llamar a ser prudentes en la divulgación de noticias, la realidad ha sido totalmente distinta.

Un nivel de sobreinformación, temor e inseguridad que ha terminado sembrando un miedo generalizado en toda la población mundial. Que ha sembrado el mayor pánico conocido hasta ahora, en la historia de la humanidad.

El silencio inunda nuestras calles.

Las restricciones son cada vez mayores, limitaciones en la libertad de expresión en redes sociales, en encuentros y reuniones sociales e incluso las manifestaciones públicas han sido vedadas.

Es tiempo de actuar. De conocernos, amarnos y cuidarnos especialmente.

Cuidar de nuestro cuerpo, de nuestra mente y de nuestras emociones es ahora prioritario, para apoyarnos en un poderoso sistema inmune que nos permita navegar ante tanta incertidumbre.

Ocuparnos de cuidar y fortalecer nuestras defensas de manera natural, para volver a lo esencial sin perjuicio alguno, recuperando la energía vital de origen.

Y es que es posible mantener nuestras defensas bien altas y de manera natural. Para ello, te comparto algunas prácticas y recomendaciones que yo misma llevo a cabo y con las que siempre logro subir mi ánimo y fuerza.

¡Pruébalos!

1. Fortalece tu cuerpo con actividad física

Arriba, abajo, arriba, abajo, venga y ahora una última vez…

El ejercicio físico hace que los anticuerpos y glóbulos blancos del cuerpo circulen con mayor rapidez. Si estos están activos, podrán combatir cualquier virus más rápidamente. Asimismo, al mantenerte con energía tus hormonas del estrés disminuirán (cortisol) y se generarán endorfinas y serotonina, fuentes de bienestar y felicidad.

Si el ejercicio físico quieres acompañarlo con Aceites Esenciales, para esta ocasión te recomiendo los aromas cítricos como el limón, la naranja, la lima o la mandarina. Todos ellos ayudan a elevar el ánimo aportando alegría y paz gracias a su alto contenido de la molécula limonelo, que además tiene propiedades que previenen daños en el ADN.

  • Antes del ejercicio puedes utilizar la mezcla o sinergia de Aceites Esenciales Deep Relief que contiene entre otros aceite de menta, de abeto balsámico, de ebúrnea, de clavo, copaiba, de helicrisum, y dorado azul. Aporta vigor a los músculos reactivando los niveles de energía y motivación.
  • Para después del ejercicio, es ideal el Gel Cool azul otra mezcla de aceites (aloe, menta, ciprés azul, orégano, alcaravea, aceites vegetales, etc.) que brinda en este caso hidratación a la piel y cuya propiedades calmantes alivia músculos liberando las tensiones del cuerpo.

2. Defensas activas con una dieta controlada

Cómo alimentamos a nuestras células va a repercutir directamente en el buen funcionamiento de nuestros sistemas y órganos.

El 80% del sistema inmunológico está en el intestino. Si el intestino está débil, seremos mucho menos capaces combatir con éxito una infección. Es recomendable llevar una dieta equilibrada o mediterránea, abundante en frutas, verduras, granos y grasas saludables como el pescado azul, nueces y el aceite de oliva.

Según un estudio de 2018 Frontiers in Psychology esta alimentación, conjuntamente con suplementos en vitaminas C, D y zinc y otros antioxidantes, ayuda a reducir notablemente cualquier inflamación y combatir las infecciones.

Puedes completar tu dieta con los siguientes complementos nutricionales:

  • Ningxia red. Es una bebida concentrada de jugo de bayas de goji con frutos rojos, cereza, granada, ciruela, uva y aceites esenciales cítricos. No contiene gluten, ni soja, ni nueces
  • Super C tablets. Vitamina C que favorece el normal funcionamiento del metabolismo energético.
  • Super Vit D. Esta vitamina desempeña una función clave en la salud respiratoria y está elaborada con extracto de melisa, aceite esencial lima y favorece el estado anímico a su vez.
  • Life 9 probióticos. Combina 17 millones de cultivos vivos de nuevas cepas de bacterias benéficas para una digestión saludable. Promueve una función intestinal apropiada que respalda al sistema inmune.

3. Control del estrés

Según los estudios de la Universidad de Cornegie Mellon las personas con estrés y ansiedad son las más propensas a desarrollar hasta un simple resfriado común.

Una manera que ayuda a evitarlo es practicando la meditación a diario. Y si la acompañas de Aceites Esenciales los efectos serán aún más visibles e inmediatos. El sentido del olfato está conectado directamente al cerebro y más en concreto al sistema límbico, generando una respuesta emocional positiva inmediata del sistema nervioso central y periférico.

Es los tiempos actuales, recomiendo estas dos mezlas de aceites para fortalecer la confianza y gestionar los miedos.

  • Mezcla VALOR: ayuda a aumentar la confianza en ti misma. Contiene aceite de picea, geranio, tanaceto azul, incienso entre otros.

mezcla valor fortalecer defensas de manera natural

  • Mezcla BELIEVE: aporta fortaleza, alegría, fe y contiene principalmente aceite de ylang ylang, cilantro, bergamota, incienso.

ESTUDIO: Effects of essential oils on central nervous system: focus on mental health

4. Dormir bien, descansar

Otro requisito ineludible para gozar de una salud óptima.

El dormir bien, el descansar adecuadamente es un refuerzo natural del sistema inmune.

Debemos considerar nuestro sistema inmune, nuestras defensas, como un aparato eléctrico. Un aparato que necesita ‘descanso’, que debe apagarse de vez en cuando para no recalentarse.

Según los estudios las personas que duermen unas 8 horas tienen niveles más bajos de cortisol y niveles más altos de células T. Ambos niveles asociados a personas con muy buena salud.

Para ayudarte a conciliar el sueño, puedes acompañarte de un difusor de Aceites Esenciales. Puedes tenerlo en tu mesilla de noche, o en el comedor o cualquier otra sala y encenderlo unas horas antes de ir a dormir. Para dormir elige Aceites Esenciales de Ylang ylang, cedro y mandarina.

También puedes probar con darte un baño aromático antes de ir a dormir. Acompáñalo de aceites relajantes como la lavanda, la copaiba y la mejorana para disfrutar de un sueño profundo y reparador.

Es fundamental la rutina, así el cuerpo entiende que es hora de descansar.

Y una vez os hayáis familiarizado con estos básicos, me gustaría compartiros mis imprescindibles. Esos que me ayudan a sentirme mejor de manera casi inmediata. Ahí van:

  • El AGUA DE MAR: desintoxica, alcaliniza y oxigena. Es el mayor reconstituyente de minerales en nuestro cuerpo ya que contiene más de 90 elementos de la tabla periódica, todos fundamentales para nuestro organismo. Puedes tomarla añadiéndole un zumo de limón o lima y algunas gotas de tus Aceites Esenciales favoritos, todo lo que te apetezca que te ayude a consumirlo casi como un aperitivo.

agua de mar para fortalecer las defensas de manera natural

Aceites Esenciales:

  • Mezcla THIEVES (limón, eucalipto, romero, canela, clavo). Fortalece el sistema inmunológico.

mezcla de aceites thieves para fortalecer las defensas de manera natural

  • Mezcla RC: da apoyo al aparato respiratorio, vías bajas y altas. (Eucaliptos, mirto, pino, ciprés, lavanda, etc.). ¡Ideal para poner una gotas en tu mascarilla!
  • Mexcla BREATH AGAIN: Mezcla ‘respira de nuevo’. Contiene 4 potentes tipos de eucalipto (eucalipto, mirto, copaiba, laurel). Con una alta concentración en cineole, esta potente sustancia es estudiada por su potencial para que el pulmón funcione de manera saludable. También es excelente para poner unas gotas en tu mascarilla.
  • Receta de TÉ para elevar la ENERGÍA del SISTEMA INMUNE
  • 1 ajo crudo machacado
  • 2 centímetros cebolla machacada
  • 2 centímetros jengibre machacado
  • Diente de León, té verde o Slique tea
  • Dejar hervir todo al menos 1 minuto, y mantenlo un poco en reposo.
  • Cuélalo y añade el zumo de un limón exprimido, y 1 gota de la mezcla de aceites Citrus fresh.
  • Añade 3 cucharadas soperas de miel, si es posible natural y orgánica.
  • Puedes tomarlo 3 veces al día calentito, te sentará de fábula, ya verás.

Que el alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento

Hipócrates

Recuerda, hay muchas maneras naturales de fortalecer tu cuerpo, de fortalecer tus defensas. Una vida sana, con cuidados naturales tiene resultados muy favorables y te permitirá afrontar la situación actual de una manera más sencilla y satisfactoria.

 

 

×