Cuando inicié mi andadura con los Aceites Esenciales de Young living, lo primero que hice fue comenzar a experimentarlos en mi y en mi entorno más cercano, familia, amigos, compañeros de trabajo.

Fue como el que descubre un tesoro y quiere compartirlo con el mundo entero.

Cualquier molestia, desequilibrio o mejora que alguien me contaba que podría necesitar, ahí llegaba yo, con mi preciado botiquín de Aceites Esenciales dispuesta a compartirlo.

Por aquel entonces, mi madre llevaba años padeciendo unos molestos hongos en sus uñas de los pies, además de tener recurrentes infecciones vaginales.

Había probado numerosos productos y remedios, pero sus hongos e infecciones persistían, y para mayor preocupación seguían empeorando con el transcurso del tiempo.

Es cierto que con sus pies tuvo alivio y mejora con algunos de los aceite esenciales de árbol del té que había probado. Pero el verdadero cambio no llegó hasta que probó el Aceite Esencial del té (Melaleuca alternifolia) de Young Living, puro y 100% natural, que hizo que sus continuados hongos desapareciesesn en tan solo 2 meses y además de manera definitiva.

Pero esto no fue tan fácil como lo cuento aquí.

Mi madre siempre estuvo algo escéptica, sobre todo al principio. Pero la experiencia tan buena que había tenido con los hongos de las uñas de sus pies, la animó a abordar también sus infecciones vaginales.

Aquí también también tenía una larga y penosa experiencia.

Había probado y utilizado todo tipo de jabones especiales de farmacia, antibióticos, diferentes cremas, geles especiales y todo ello sin éxito. Pues eran cada vez más frecuentes y recurrentes.

Empecé recomendándole ciertos cambios en su alimentación y por supuesto, el uso regular de algunos Aceites Esenciales. Con todo ello logró reducir la frecuencia de las molestias, además de recuperarse y restablecer su flora vaginal de manera permanente.

Un pequeño cambio en su estilo de vida, que le ha permitido disfrutar ahora de una vida mucho más equilibrada y natural. Ahora se siente mejor y los Aceites Esenciales han pasado a estar presente en muchos de sus cuidados y rutinas diarias. Y yo, superfeliz de ello.

¿Qué son los hongos?

Los hongos son un un grupo de microorganismos eucariotas, que poseen características biológicas que los diferencia del reino vegetal y animal, formando un reino propio.

Los hongos no pueden sintetizar nutrientes -ya que no tienen clorofila- lo que los obliga a vivir de otros, como parásitos.

Los hongos patógenos pueden afectar a cualquier órgano, pero las más frecuentes son las infecciones llamadas micosis superficiales o dermatomicosis. Suelen afectar a las capas externas de la piel, uñas, mucosas, y a ambos sexos por igual, independientemente de la edad.

Son más frecuentes en la época estival, ya que el calor y la humedad favorecen su proliferación. También se ven favorecidos por el aumento de hábitos que facilitan su contagio, como son el uso de piscinas comunitarias, gimnasios e instalaciones deportivas con sus duchas.

Tipos de Infecciones por hongos

  • Hongos de los pies: más conocidos como “pie de atleta”, pueden permanecer hasta más de 10 años en nosotros y son tan contagiosos que incluso se pasan de unas uñas a otras del pie afectado. Es más frecuente que aparezcan en los pies que en las manos, porque éstos se encuentran más tiempo en el agua y suelen ser la última parte en secarse y a veces incluso no lo hacemos correctamente.

En el caso de los pies se manifiesta como una descamación de la piel, con una caspa blanca. Suelen doler más que picar.

  • Hongos de las uñas:  el medio de contagio ideal es la humedad, aunque también puede deberse a un factor endógeno como el exceso de sudoración e hiperdrosis o humedad externa. El mal secado de los pies en las duchas públicas, vestuarios y piscinas, entre otros, resultan circunstancias muy propicias para contagiarnos.

A medida que la infección fúngica se hace más profunda, el hongo puede causar decoloración y engrosamiento de la uña y afectar a las demás uñas. Puede tener un olor ligeramente desagradable y producir una descamación irregular. Incluso si el tratamiento es exitoso, son difíciles de erradicar pudiendo volver a reproducirse.

¿Cómo puedes prevenirlos?

Sigue estas sencillas pautas, para al menos reducir al mínimo las posbilidades de sufrirlos:

  1. Lávate las manos y pies periódicamente y sobre todo después de tocar una uña que ya esté infectada.
  2. Corta tus uñas en forma recta, suavizando los bordes con una lima, y desinfectando alicates después de cada uso.
  3. Usa calcetines que permitan que tu piel respire (componentes naturales).
  4. Descarta zapatos viejos o trátalos con desinfectantes.
  5. Utiliza calzado especial en zonas de piscina y vestuarios. Es el sitio ideal para que se reproduzcan.
  6. No uses esmaltes de uñas, ni uñas postizas que imposibiliten una buena circulación.

 

Otras infecciones por hongos son:

  • La “Candidiasis vaginal”. Las infecciones por hongos se suelen dar en las zonas más calientes y húmedas del cuerpo. Cuando se produce en la vagina la denominamos “candidiasis vulvovaginal”. Éstas abundan en los niñas en proceso de crecimiento y el 75% de las mujeres tienen una infección de este tipo en algún momento de su vida.

Los síntomas son dolor, picor, enrojecimiento, flujo vaginal blanco y espeso, escozor o molestias al orinar y a veces áreas blanquecinas en la piel de la zona.

Causas más habituales:

  • Un sistema debilitado del equilibrio entre bacterias buenas y beneficiosas para el organismo, después de ingesta de medicamentos o antibióticos.
  • Una concentración de azúcar elevada en sangre.
  • Uso de ropa ajustada y tejidos poco naturales que favorecen las infecciones.
  • También es posible el contagio al mantener relaciones sexuales, aunque no sea éste el verdadero origen.

 

¿Cómo las prevenimos?

  1. Teniendo un sistema inmunológico fuerte.
  2. Con una alimentación más alcalina, sin azúcares y sin fruta por un tiempo.
  3. Si estás tomando antibióticos, incrementa la ingesta de probióticos para ayudar a mantener el equilibrio en la flora.
  4. Evita geles químicos o duchas vaginales.
  5. Procura usar ropa interior holgada y preferiblemente de algodón o tejidos naturales.

 

¿Cómo se suelen tratar habitualmente las infecciones por hongos?

-En el caso de los hongos en las uñas de los pies, con lacas anti fúngicas o productos a base de urea o alta concentración que provocan que la uña se vuelva cada vez más fina.

-Se recetan pastillas anti fúngicas y como complemento a veces laser de calor para destruir al hongo, los tratamientos suelen ser largos ya que el crecimiento de las uñas es lento, en las manos unos 6 meses y en los pies un año para renovarse al completo.

-Para la candidiasis, se receta un medicamento vía oral o crema y supositorios de aplicación vaginal.

Tratamiento y cuidados con Aceites Esenciales

Sudoración excesiva o hiperdrosis

  • Dieta. Elimina el azúcar blanco y los estimulantes como el café, alcohol, vinagres, sodas, chocolates, carnes rojas, harinas procesadas y lácteos. Incrementa el consumo de verduras, semillas, aceites vegetales, carnes blancas, pescado, levadura de cerveza, algas y espirulina.
  • Receta con gel de aloe vera y aceite vegetal de coco, almendras o uva. Selecciona uno de estos aceites y ponlo en un bote de cristal oscuro de unos 100ml., añade 10 gotas de AE de geranio, 15 gotas de AE de ciprés y 15 gotas de AE de salvia. Se aplica para mejorar la circulación, el estrés y reducir la ansiedad ya que son aromas que nos ayudan a relajar y equilibrar la homeóstasis natural del organismo.

 

Hongos de los pies

  • Aplica 1 o 2 gotas del Aceite Esencial de Árbol del té sobre la uña o uñas afectadas. Hazlo de 2 a 3 veces al día. Frota directamente sobre la uña y ve cortando de manera cuidadosa la uña a medida que ésta vaya creciendo y despareciendo.
  • Otra receta sería mezclar cedro, patchuli, vetiver y tomillo. Dos gotas de cada una de ellas diluidas en un aceite vegetal natural y aplicarlo sobre la uña 3 veces al día.

En los dos casos la clave es la constancia en este uso tópico, todos los días hasta verlos desaparecer definitivamente.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/?term=Carson+CF&cauthor_id=16418522

¡UN TRUCO! para mantener desinfectado el calzado pon una simple gota de la mezcla de Aceites Esenciales Purificación de Young Living.

 

Pies sanos y cuidados los 365 días del Año

 

Para la candidiasis vaginal

  • Aquí la alimentación también es clave para poder restablecer el equilibrio de la zona afectada, es decir contar en nuestro cuerpo con unas condiciones óptimas para el tratamiento.
  • Evita azúcares, fruta, leche, bollería, refrescos y alcohol.
  • Reduce e incuso evita féculas, setas, cacahuetes, pistachos, la pasta y el arroz.
  • Pásate a las pastas integrales, y aumenta la ingesta de legumbres, pescados, huevos y carnes, leches vegetales y semillas. Zumos verdes, y 2 dientes de ajo al día.
  • Baños de asiento, con aceites a escoger entre salvia, canela, tomillo, pino. Mezclamos 4 a 6 gotas del aceite esencial con leche y sal para poder disolverlos bien en el agua. Y nos quedamos hasta que el agua enfrie. También podemos agregar al agua en vez de leche, vinagre para cambiar el ph de la zona.
  • Paños húmedos o compresas. Con 1 o 2 gotas de cedro,geranio y árbol del té diluidos en aceite vegetal.
  • Fortalecemos sistema inmune con: 2 gotas de orégano, 2 de tomillo. Y aplicamos en la columna vertebral diluidas en aceite vegetal de coco, almendras, uva a elección. Y la planta de los pies respectivamente.https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/?term=Vazquez-Olivo+G&cauthor_id=28613267

Importantes son también contar con suplementos nutricionales como:

  • Life 9 (probióticos) para restaurar las bacterias beneficiosas.
  • Confortone: limpiar y purgar nuestros intestinos para una salud digestiva óptima.
  • Multigreens: restaurar de vitaminas un estado alcalino de nuestro cuerpo con aportación extra de oxigeno y clorofila.
  • Super C: apoyo importante al sistema inmune.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?